Querido diario:

Hoy estuve quince minutos llamando a mi gato –a quien no veía, pero escuchaba moverse entre el monte– para que entrara a la casa. No me hizo caso así que entré. El gato ya estaba adentro. Pasé 15 minutos hablándole a un tacuacín.