Qué vergüenza…

Siempre me preguntaré si nosotros los chapines nos hubieramos molestado tanto como los salvadoreños si hubieran matado a un par de nuestros diputados al PARLACEN en territorio salvadoreño y bajo circunstancias similares (vínculos con el narcotráfico, posibles nexos políticos, etc.). Afortunadamente (¿?), no creo que esto sea posible en estos tiempos. Lo más probable es que nuestros eficientes parlamentarios estan determinados a no acercarse bajo ninguna circunstancia a nuestro país vecino.

A final de cuentas, qué vergüenza.

Qué vergüenza que, meses después, sigan apareciendo en la prensa fotografías de los presuntos implicados, ex-agentes de la Dinc, ataviados con chalecos antibalas y escoltados por sus antiguos colegas. Según la nota, están recluídos en la cárcel de mujeres Santa Teresa, y, ahora que lo pienso, no sé si será por razones de seguridad o por algún tipo de error burocrático. Ustedes saben, uno de esos errores que se cometen por la desesperación de no saber qué diablos hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s