Once de la mañana

Son las once de la mañana. Las persianas de color oscuro evitan que la luz del exterior entre a la habitación. Son las once y cinco según el obsoleto reloj despertador en la mesa de noche, y digo obsoleto porque hace años que no despierta a nadie. En cambio, desde hace 10 minutos una pequeña…

Dieron las doce en la Antigua

Regresando yo del trabajo (sí, trabajé el 31) me informaron de manera muy casual que ibamos a ir a La Antigua a pasar las doce. De cualquier forma me la iba a pasar aburrido ya que no tenía mis tradicionales —y ahora ilegales— canchinflines. “Bueno” pense yo, “al menos voy a ir a ver gringas“….