Wolverine… ¿y sus orígenes?

No quiero ser uno de esos críticos a los que no les gusta nada. Tampoco uno a los que les gustan cosas que a nadie más le gustan. En realidad me gustan muchas películas que se podrían llamar del “mainstream”, es decir, películas que son comerciales y popularmente aceptadas. En general, no quisiera ser un “crítico”, pero hay veces en las que no tengo más alternativa sino criticar.

Un protagonista estelar, un presupuesto multimillonario y uno de los personajes más populares del universo del cómic, hacen de X-Men Origins: Wolverine una película del mainstream. Posiblemente la primera gran película taquillera del “verano”, también es la primera película “spin-off” que surge de la saga de los Hombres X. Dicho sea de paso, esta era la película que más esperaba este año… y no me gustó.

Hay que tomar las adaptaciones a la pantalla como eso: adaptaciones. Es comprensible que se pierdan elementos en el traspaso de la literatura al cine. Sé que es imposible incluir toda la historia de un héroe con casi 35 años de existencia en una película de 107 minutos. Sin embargo, una vez más veo cómo se desaprovecharon las fuentes originales, especialmente en el uso de personajes de esta mitología: Emma (¿Frost? ¿Silverfox?), Cíclope (una vez más), Gambito y Deadpool. No voy a hacer demasiados comentarios para no arruinar la película a quienes no la han visto, pero estos son personajes excelentes y hubiera preferido que no fueran incluidos en la película a verlos de una forma tan poco significante.

Sí, me molestaron algunas pequeñeces, las cuales la mayoría no notaría (por ejemplo, que los rayos de Cíclope quemaran las cosas… sus rayos ópticos son contundentes, eso TODO mundo lo sabe), pero no sólo fueron los detalles que no coincidían con la historia de los comics, lo que no me gustó. Wolverine, la película, tuvo varios fallos a mi parecer, en cuanto a trama y construcción de la historia, que se compensaron con las escenas de acción. A pesar de todo, hay que aceptar que, una pelea de Wolverine contra Sabertooth, un naipe bien lanzado, una brevísima aparición de quien parecía ser Quicksilver, entre otras cosas, hacen que la película valga la pena. Aunque en cualquier caso, seis garras de adamantium deberían ser más que suficientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s